Black Amber de Agonist

Soy un auténtico enganchado al ámbar. Por mis manos han pasado muchos ámbar y he tenido en mi colección más de uno, de tres y de cinco…  Era cuestión de tiempo y oportunidad que un perfume llamado “Black Amber” acabara cayendo en mis manos para hacer un par de pruebas.

Ámbar negro...
Ámbar negro…

Black Amber es un perfume creado por Fabrice Pellegrin en 2011 para la casa sueca Agonist. Esta firma se presenta como una casa de perfumes inspirados por la melancolía y belleza del cine, de la literatura y de la poesía de gente como Bergman, Boye, Garbo y otros iconos de la cultura sueca, asi como el atractivo del clima y la naturaleza nórdica (via fragrantica.com).

Los nuevos frascos de Agonist, con la lista de ingredientes visible en la etiqueta. Muy curioso...
Los nuevos frascos de Agonist, con la lista de ingredientes visible en la etiqueta. Muy curioso…

El perfume cuenta con notas de: incienso, zarza, algas rojas, davana, laúdano de España, vetiver de Java, flor de tabaco, cedro, cypriol, pachuli, ambar, vainilla, estoraque y sándalo.

Mis pruebas no han sido muy extensivas pues he recibido un mini roll-on (cortesía de Parfumerie du Soleil d’Or) que no me permite vestirlo como quisiera (yo soy de usar sprays, no roll on) pero me ha permitido analizar el aroma.

El perfume sale con un acorde de ámbar muy seco y terroso, algo salado, casi mineral, podrías imaginarte una piedra de ámbar. Es curioso el tema de la perfumería, el ámbar como tal no huele a nada, el ámbar en perfumes es un olor “teórico” que se consigue combinando varios elementos, pero en general o se consigue tirando de laúdano o de ámbar gris (si, lo que sale de los vientres de las ballenas). No sabría decir qué ingredientes aportan este carácter casi salado a la salida (quizás el alga roja) que da esa sensación “mineral” a este ámbar basado en laúdano, que me parece de lo más interesante.

Más tarde se suman y toman protagonismo el incienso, el vetiver y las especias (detecto pimienta,aunque no aparezca en la lista, ¿el estoraque quizás?). Durante esta fase el perfume deja de tener ese tono mineral, es algo más ahumado y cierto dulzor empieza a aparecer de fondo, Esta fase del perfume es muy balsámica con un muy evidente acorde de incienso y vetiver, con un cierto toque herbal, casi mentolado, de fondo, probablemente fruto del uso del cypriol (o eso he leido, tampoco soy un experto en aceites esenciales) y durante un rato parece un poco discordante con la salida y el secado del perfume, está ahí, no es desagradable, pero por momentos me resulta un poco fuera de lugar. Es un giro sorprendente. No dura mucho, en todo caso, y deja paso a un secado en el que un acorde de ámbar, a base del laúdano inicial acompañado ahora de manera evidente por vainilla, se va poniendo poco a poco por encima del incienso y el resto de notas que quedan como un mero y silencioso acompañamiento. En esta fase el perfume pierde gran parte de su gracia pues me resulta un secado un pelín “genérico” y aburrido, a pesar de ser muy muy agradable. Digamos que es en el secado donde pierde con la competencia. La salida es fantástica, la fase de entrada del incienso y las notas herbales es muy curiosa porque sorprende el giro que da el perfume, pero en el secado vuelve a girar 180º y se coloca de nuevo por la via del ámbar-vainilla que podemos encontrar mejor realizada en otros perfumes mucho más economicos.

La longevidad es media, unas 4-6 horas. La proyección inicial es potente, aunque transparente, ese olor seco golpa la nariz por ráfagas, no de manera continuada, pero se hace notar. Lamentablemente a la hora o así se pega bastante a la piel.

Como he dicho la salida me parece muy buena, una representación muy “mineral” del ámbar, daría la sensación de que estamos oliendo una roca y no una “crema” (algo típico en muchos ámbar, y no lo critico, en general me encanta). Su fase media, ese incienso/vetiver sobre el acorde de laúdano “mineralizado” es muy curiosa y no es facil de ver en perfumes basados en ámbar, es un giro curioso y agradable de ver. El secado ya es más mundando, y poco recomendable a los que no quieran vainilla en sus perfumes, porque su presencia aqui se hace más que notoria.

Estamos ante un perfume caro, aunque en sus nuevos envases son más baratos (antes cobraban un dineral por esas estatuas donde vendían el perfume, supongo que la marca se habrá dado cuenta de que la gente compra perfumes, no estatuas decorativas). Aún así, su precio es de 125€ por 50ml. En mi opinión queda por detras de varios miembros de la competencia. Para alguien que busque un ámbar herbal y/o balsámico, puede optar por Ambre Sultan (Serge Lutens) o Ambre Loup (Rania J). Quien disfrute su fase más balsámica puede encontrar en Sahara Noir (Tom Ford) una buena alternativa. Para quien busque un ámbar/vainilla más cremoso puede optar por Ambra 114 (Histoires de Parfum), Blue Amber (Montale) o Ambre Precieux (Maitre Parfumeur et Gantier). Todos en mi opinión, son más recomendables y con mejor relación calidad precio. No obstante este Black Amber no es para nada un mal, perfume, sólo que se me queda un poco corto ante una competencia muy potente (y eso sin entrar en otros “ámbar” más bombásticos como Ambre Russe -Parfums d’Empire-, Tango -Masque-…)

Mi valoración: 6,5 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s