Sahara Noir de Tom Ford… condenada a desaparecer

Si amigos y amigas… otro perfume que desaparece víctima del mercantilismo que afecta al arte de la perfumería sin llegar a haber estado 2 años en las estanterías de las tiendas.

Sahara Noir pertenece a la linea “signature” de Tom Ford, una linea, en principio, más accesible que sus famosos “Private Blend”. Yo me niego, de todos modos, a aceptar a Tom Ford (tanto su linea “normal” como los Private Blend) como simples perfumes de diseñador tanto por su elevado precio como por su diseño y estilo, en mi opinión muy por encima de lo que estamos acostumbrados a ver en un gran centro comercial o en una cadena de perfumerías.

En todo caso, lo que yo diga da lo mismo, Tom Ford Beauty pertenece al grupo Estee Lauder, que posee otras marcas niche como Jo Malone, Le Labo o, más recientemente, Frederic Malle. Una gran compañia detrás te puede dar cierta seguridad y recursos financieros pero también te controla y te impone criterios estrictos de rentabilidad y ventas.

Probablemente, Sahara Noir, fragancia oriental lanzada en 2013, inspirada en oriente medio y construida en torno a un muy buen incienso, no haya logrado las cifras de ventas esperadas a pesar de su buena acogida por la crítica y foros de aficionad@s (Fragrantica, basenotes…). Será descatalogada como ya lo fueron otros perfumes de Tom Ford como Bois Marocain, Japon Noir, Purple Patchouli, Velvet Gardenia, Amber Absolute (una obra maestra en mi opinión), etc. Es curioso que Sahara Noir, para algunos el sustituto de Amber Absolute (yo nunca lo vi así) haya tenido la misma suerte tan pronto.

Es una tendencia que me preocupa mucho. La oferta niche esta creciendo, marcas nuevas aparecen sin cesar. Es lógico, las ventas de perfumes niche representan una parte cada vez mayor del mercado y muchas empresas no quiere quedarse fuera. Esto justifica que marcas grandes como Dior, Chanel, Lancome… saquen lineas exclusivas, asi como que cada vez más emprendedores saquen una marca niche, con una fuerte inversión en diseño e imagen y contratando famosos perfumistas, para colocarse en el mercado y, una vez ahí, ser adquiridos por una compañía grande. En resumen, invertir para dar un pelotazo (esto lo criticaba en cierto modo Andy Tauer en su blog, donde explicaba sus dificultades como perfumista independiente frente a otras marcas de la competencia).

Esta tendencia es peligrosa en mi opinión. Antes la oferta niche o de autor era limitada. Ahora salen colecciones niche por todas partes. La creatividad y el atrevimiento se están llevando duros golpes pues estas marcas, buscando rentabilidad (están en su derecho), dificilmente sacan a la venta obras únicas, innovadoras, atrevidas… en cierto modo mucho niche se está convirtiendo en lo que yo llamo “designer glorificado” a precios elevadísimos. Pocas marcas o creadores se están manteniendo fieles a su estilo y sus principios pues les es cada vez más dificil en un sector cada vez más mercantilizado y dirigido por las aspiraciones de rentabilidad de las grandes marcas.

M7, creación de YSL bajo la dirección de Tom Ford. El primer perfume designer en utilizar Oud y, además, hacerlo bien. Poco éxito de ventas, varias reformulaciones y desaparición en su forma original. Relanzado ahora bajo “La Collection YSL” como una sombra de lo que antes fue.

La linea que antes separaba lo niche de lo designer y que antes estaba más clara, ahora está cada vez más difusa, y es una pena. Antes se podían encontrar obras realmente únicas y diferentes. Esto no era exclusivo para el niche, también ha habido obras únicas y distintas en el designer, pero generalmente no vendían y acababan descartadas (M7, Gucci pour Homme I, Derby, By Man…). Este problema no ocurría en el niche, donde lo distinto tenía su sitio pues el enfoque comercial era otro. Ya no, al entrar grandes inversores en el sector eso se acabó. ¿Qué nos encontramos ahora? Reformulaciones, descatalogados, marcas nuevas que sacan muchos perfumes sin que alguno destaque… La verdadera calidad, lo verdaderamente único es cada vez más dificil de encontrar. En resumen, el niche está empezando a sufrir la misma enfermedad que ha degenerado al mundo designer, en otros tiempos grandioso y lleno de lanzamientos de calidad pero que ahora soporta un 80% de lanzamientos genéricos e irrelevantes. Criterios económicos se imponen al arte y al buen gusto.

Derby de Guerlain, para mí uno de los mejores perfumes jamás creados, no encontró su público y fue retirado de las tiendas. Ahora se puede comprar en Boutiques Guerlain, 5 veces más caro que antes, como perfume "niche" o "exclusivo". Ahora vende más que antes, curioso.
Derby de Guerlain, para mí uno de los mejores perfumes jamás creados, no encontró su público y fue retirado de las tiendas. Ahora se puede comprar en Boutiques Guerlain, 5 veces más caro que antes, como perfume “niche” o “exclusivo”. Ahora vende más que antes, curioso.

Siento la protesta pero cada vez que leo que descatalogan y reformulan a muerte un perfume me da un cabreo serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s